Publicado: 13 de Septiembre de 2018

i eres de los que sistemáticamente apuras el depósito de gasolina antes de repostar, debes saber que circular en reserva no es bueno para el vehículo. En concreto, estás comprometiendo el correcto funcionamiento de la bomba de combustible, que se encarga de succionarlo para que llegue hasta los inyectores.

En los automóviles con inyección electrónica, la bomba se encuentra sumergida en el tanque, por lo que “el nivel de combustible debe de ser suficiente para garantizar su correcta lubricación y enfriamiento”.

En los últimos litros de carburante se acumulan impurezas que pueden ir a parar al motor.

Cuando queda poca cantidad de carburante, a este elemento le cuesta mucho más realizar su trabajo. Para hacernos una idea de la situación, pensad en lo que sucede cuando os tomáis una bebida con una pajita: cuesta más de sorber cuando queda poco líquido. En el caso de coche, es este momento cuando el aire se puede colar en el circuito, lo que perjudica la refrigeración a la vez que empobrece la mezcla de aire y combustible.

Por otro lado, esta misma fuente asegura que en los últimos litros de carburante se acumulan impurezas que pueden ir a parar al motor. Aunque el filtro del combustible recoge buena parte de ellas, hay “sustancias líquidas como las parafinas pueden llegar al sistema de inyección, dificultando la labor de los inyectores o gripando parte de ellos”.

Un filtro obstruido puede afectar al rendimiento del motor y provocar un incremento del consumo de combustible. Un síntoma de que este elemento está sucio es la dificultad en el arranque del vehículo, principalmente en frío.

Para evitar contratiempos y averías, lo más recomendable es acudir a una estación de servicio a repostar el coche cuando el testigo del nivel de combustible se encienda avisándonos de que entramos en la zona de reserva. Este indicador no se activa por igual en todos los modelos de automóviles, por lo que en cada caso quedará una cantidad diferente de carburante.

Aunque el Reglamento General de Circulación no sanciona explícitamente la falta de combustible en el vehículo, los agentes nos pueden multar por las maniobras que, de forma voluntaria o involuntaria, hayamos podido realizar por este problema, como detenernos en un lugar no habilitado al efecto. En este caso, la sanción sería económica, sin pérdida de puntos.

Si eres de los que sistemáticamente apuras el depósito de gasolina antes de repostar, debes saber que circular en reserva no es bueno para el vehículo. En concreto, estás comprometiendo el correcto funcionamiento de la bomba de combustible, que se encarga de succionarlo para que llegue hasta los inyectores.

Tal como explica Eurotaller, en los automóviles con inyección electrónica, la bomba se encuentra sumergida en el tanque, por lo que “el nivel de combustible debe de ser suficiente para garantizar su correcta lubricación y enfriamiento”.

En los últimos litrosde carburante se acumulan impurezas que pueden ir a parar al motor

Cuando queda poca cantidad de carburante, a este elemento le cuesta mucho más realizar su trabajo. Para hacernos una idea de la situación, pensad en lo que sucede cuando os tomáis una bebida con una pajita: cuesta más de sorber cuando queda poco líquido. En el caso de coche, es este momento cuando el aire se puede colar en el circuito, lo que perjudica la refrigeración a la vez que empobrece la mezcla de aire y combustible.

Por otro lado, esta misma fuente asegura que en los últimos litros de carburante se acumulan impurezas que pueden ir a parar al motor. Aunque el filtro del combustible recoge buena parte de ellas, hay “sustancias líquidas como las parafinas pueden llegar al sistema de inyección, dificultando la labor de los inyectores o gripando parte de ellos”.

La autonomía de los coche sen reserva es distinta en cada caso (MATJAZ SLANIC / Getty Images)

Un filtro obstruido puede afectar al rendimiento del motor y provocar un incremento del consumo de combustible. Un síntoma de que este elemento está sucio es la dificultad en el arranque del vehículo, principalmente en frío.

Para evitar contratiempos y averías, lo más recomendable es acudir a una estación de servicio a repostar el coche cuando el testigo del nivel de combustible se encienda avisándonos de que entramos en la zona de reserva. Este indicador no se activa por igual en todos los modelos de automóviles, por lo que en cada caso quedará una cantidad diferente de carburante.

Aunque el Reglamento General de Circulación no sanciona explícitamente la falta de combustible en el vehículo, los agentes nos pueden multar por las maniobras que, de forma voluntaria o involuntaria, hayamos podido realizar por este problema, como detenernos en un lugar no habilitado al efecto. En este caso, la sanción sería económica, sin pérdida de puntos.

Un filtro obstruido puede afectar al rendimiento del motor y provocar un incremento del consumo de combustible.